Estreno de “El absurdo infinito”, obra sobre Julio Cortázar para cello, computadora, visuales y danza

Proyecto sobre la estética de Rayuela y la música cortazariana en violoncello y medios electrónicos.
En Rayuela, el fondo y la forma se reflejan mutuamente a través de la búsqueda que comparten los personajes, el lector y la novela misma.

a novela propone, al menos, dos lecturas de si misma. La normal, que ya de por sí avanza y retrocede de manera confusa, y la segunda absolutamente laberíntica. Incluso, desde el capítulo 131 se va al 58 y se vuelve de allí al 131, con lo que se transforma en una trampa, típica del humor cortazariano.
El caos narrativo refleja el caos existencial de los personajes. Caos que, no está amarrado a una época ni a un lugar, es inherente a cualquier ser pensante que vive en la actualidad.
La rayuela, como imagen, se transforma en un mandala, que invita a entrar a un cielo que se sabe inalcanzable. Como lector, uno ingresa en la novela y se transforma en parte de ella.
A través de la música, lo que intento es entrar en ese universo, saltar de casa en casa en un tablero imposible a través de un caos insoslayable y necesario, para seguir buscando dentro de mí mismo a ese personaje que se escapó de aquella novela, simplemente por el hecho de haberla leído.
Así de atrapante es ese universo, así de intangible y errático.

 

“Acaso sólo viviendo absurdamente se podrí­a romper alguna vez este absurdo infinito” (Rayuela, Capí­tulo 23).

 

Mi música intenta reflejarlo, comentarlo y hasta complementarlo desde una cierta aleatoriedad. Así como el lector no sólo se ve atrapado en la obra y debe regresar sobre sus pasos para entender, así en la música se debe volver a veces a buscar un sonido perdido y que se sabe imposible.

“Música, melancólico alimento para los que vivimos de amor” (capítulo 44).

Rayuela absurdo El absurdo infinito, proyecto de Patricio Villarejo sobre Julio Cortázar
Patricio Villarejo, composición, programación, violoncello y referencias visuales.
Una serie de composiciones originales, que se inspiran o son motivadas por la obra literaria y la música interna de los textos del autor. Mediante el uso de la computadora, se van disparando en tiempo real tanto frases leídas por Cortázar, como ideas musicales que se realimentan unas con otras, formando una obra que trata de reflejar la estética de Rayuela y sus implicancias.

 

 

[huge_it_gallery id=”2″]