El crack detrás de Charly García (Nota de la Razón)

crack-detras-Charly-Garcia_IECIMA20130923_0016_7

Patricio Villarejo es el violonchelista que dirigirá la orquesta Kashmir que esta noche acompañará al músico en la primera de sus dos presentaciones en el Teatro Colón. “Este show es de lo mejor que hice”. 

Patricio Villarejo es un violonchelista, compositor y director de orquesta orientado a la música popular y al rock. Su talento lo llevó a acompañar a grandes figuras como Peter Gabriel, Fito Páez y Pedro Aznar, entre otros. En los últimos meses estuvo trabajando en “Desde algún lugar”, su disco solista producido por Litto Nebbia, en el que fusiona distintos géneros como el jazz, folclore y, obviamente, algo de rock. Ya lo tenía cerrado y listo para salir a la luz cuando sonó el teléfono de su casa. Era un conocido que le comentaba algo de que Charly García se había quedado sin arreglador y que le habían hablado de él. “¿Te interesa?”, escuchó del otro lado del teléfono y sin dudarlo respondió: “Claro, Charly es mi ídolo, cómo me lo voy a perder”.

Así, de un modo tan simple y sencillo, se convirtió en el director de orquesta elegido para acompañar al gran Charly en “Líneas paralelas-Artificio imposible”, el espectáculo que presentará en el teatro Colón hoy y el lunes 30 de septiembre.

“El hizo una investigación y le gustó lo que hago”, cuenta este artista que se formó en la Universidad de Florida en Estados Unidos. “Cuando nos encontramos por primera vez, Charly ya sabía todo de mí. Ya había visto todo. Al saludarme me dijo: ‘¿Qué haces Pato?’, como si me conociera de siempre. Partimos de esa base, con mucha confianza”, explica.

Ciertamente parece imposible que esa relación no sea perfecta, es que Villarejo se reconoce fanático de García: “Para mí Charly es, fue y seguirá siendo un ídolo. Tengo todos sus discos, siempre lo admiré. Por eso yo sentí esto como algo natural, porque yo ya conocía su música”.

¿Estabas tranquilo en ese primer encuentro?
Fui con cautela, por todo lo que se escucha de la forma de ser de Charly, pero cuando me saludó se rompió el hielo totalmente. Otro miedo que tenía era que él me considerara un músico clásico, que no lo soy. Porque toco el violonchelo, pero soy un músico popular.

Mucho se habló de la salud de Charly ¿cómo lo viste?
Me encontré con una persona que tiene una cabeza que va a mil por hora, sorprende su inteligencia y cultura general. Eso no lo saben muchos, la mayoría tiene la imagen de un tipo que es más de estar en problemas, pero nada que ver.

¿Cómo es un ensayo con él?
Muy largo, con muchos detalles. Es trabajo a full. Hasta que no está perfecto no para. El bromea mucho pero con la música es ultra serio. Escucha todo y presta atención. Si algo suena es porque le gusta que suene.

Charly está en todo, al punto tal que en medio de un ensayo se acercó a Patricio y le dijo: “¿Y si a la orquesta la llamás Kashmir?(en referencia al tema de Led Zeppelin). Así que como guiño, esa canción va a estar en el show.

Villarejo es desconocido a grandes escalas pero al buscar, su nombre enseguida se vincula a Pedro Aznar, Litto Nebbia, Calamaro, Sandra Mihanovich, con quienes colaboró en diversas oportunidades. Tiene mucha experiencia, pero igual reconoce que los nervios están: “Es que esta vez tiene un plus, porque voy a mostrar una de las mejores cosas que hice en mi vida”.

LA RAZON 23 SEP 2013