Improvisación en el cello: El blues

Si bien no es mi intención que todos los cellistas que improvisen salgan tocando jazz o blues, no hay duda de que hay una larga tradición de improvisación en este estilo. A la mayoría le resulta normal escuchar un solo improvisado sobre una base de swing, o de rythm and blues, o cualquier genero jazzistico. Por este motivo, es interesante ver un poco de que va la cosa, y, si nos gusta, profundizar en ese estilo, y si no, al menos habremos incorporado algo de otro lenguaje de improvisación, y tendremos elementos para usar en nuestro propia música.
El blues tiene una larga historia. En sus principios, aparecio en EEUU, y resulto de la mezcla entre los cantos africanos (que seguramente usaban algo que no era la tonalidad, aunque no sabemos como eran exactamente) y los himnos religiosos que los negros adoptaron junto con la religion cristiana, que fue la que le inculcaron sus esclavizadores. Estos himnos usaban una armonia muy simple en general, consistente de tres o cuatro acordes. Enseguida los muchachos de color se las arreglaron para darles un toque muy personal y ritmico, que eventualmente conduciria al negro’s spiritual, al gospel y de alli al soul. Al poco tiempo, aparecieron estrofas cantadas sobre estas armonias, y que hablaban de la tristeza (blues, en ingles, significa no solo azul sino “tristes”) de aguantar la opresion y el trabajo duro que los amigos blancos no dejaban de garantizarle a pesar de la abolicion de la esclavitud. Cuando el blues se consolido, la condicion negra no habia cambiado mucho, pero al menos pudieron algunos de ellos comprar algunos instrumentos; antes, debian contentarse con tachos, alambres, peines y sobre todo sus voces.
El blues clasico posee una estructura caracteristica, basada en 12 compases que se repiten. Armonicamente, solo posee tres acordes, todos ellos dominantes: el I, IV y V grado de la tonalidad en que esten

.

Esta estructura es muy sencilla, y luego sufriria incontables modificaciones, pero es bueno conocerla y manejarla fluidamente antes de pasar a algo mas complejo. En su sencillez, se han basado algunos de los mas hermosos blues de la historia, y “solear” sobre ella no es tan simple como parece.
Para comenzar a estudiarla, conviene tocar en el cello, sobre la base que les proveo, primero los arpegios o acordes deplegados en su correspondiente compas. Por ejemplo, si estamos en Do mayor (C en el cifrado americano) el primer compas tocariamos C-E-G-Bb (do, mi, sol, si bemol) en la octava que nos quede mas comodo. En el quinto compas, F-A-C-Eb, y en el septimo, G-D-B-F. Esto para empezar, luego podemos ir siguiendo los ejemplos que propongo e ir alternandolos: dos notas repetidas, mezcla de notas del acorde.
El siguiente paso, ir creando algunas frases. Recordemos que hay ciertas notas que le dan al blues su sabor caracteristico, y que, usandolas, lograremos que cualquiera se de cuenta que estilo estamos tocando. Estas notas se llaman “blue note” o nota de blues, y son la quinta disminuida y la tercera menor. Por ejemplo, estamos tocando sobre C7 (do septima) y pasamos por las siguientes notas: C Eb E G Bb C G Gb E Eb C. Veran que, en cualquier ritmo que toquemos esto, si lo hacemos con un poco de “feeling” estaremos tocando blues!
Un poco de repaso de cifrado americano antes que nada…

A

B

C

D

E

F

G

la

si

do

re

mi

fa

sol

Les dejo un archivo midi con el acompanamiento, un pdf con los primeros ejercicios en el cello, y todo esto al modico precio de…un comentario!!! Miren que poco que les pido.
Midi de acompanamiento
Primeros ejercicios de blues en cello

patriciovillarejo@gmail.com