Construcción de un “walking bass” en el cello

En el jazz, el bajo caminante (“walking bass”) es un recurso, emparentado con los bajos continuos barrocos, que permite definir los movimientos armónicos de una canción o “tema” y a la vez mantener un ritmo de sostén, habitualmente junto a la batería. Si la batería falta, el bajo se convierte en el motor básico por sí mismo. A continuación, una clase elemental sobre la construcción de un bajo caminante en el cello, con algunos ejercicios y para terminar un blues completo.

Por esto, al abordar desde el cello la construcción de estas líneas, debemos tener presentes algunas cuestiones fundamentales:

1) En las sucesiones de acordes, se debe definir claramente la fundamental, salvo que sea un acorde que busque la ambigüedad.
2) En cada cambio de acorde, la última nota debe estar un tono o semitono por encima o debajo de la primera del siguiente acorde.
3) Las notas del acorde (1, 3, 5, 7) deben ir en partes fuertes del compás (la 1ª y la 3ª en un 4/4).

Aunque el bajo es siempre improvisado, hay una serie de patrones melódicos y rítimicos a los que acude el bajista normalmente.
Es interesante escuchar muchas grabaciones de jazz e ir comparando los distintos estilos de acompañamiento.

El patrón más básico que se puede utilizar es el que comienza con la nota fundamental, en este caso C, pasa diatónicamente por el segundo grado, luego tercero, y luego nuevamente la fundamental.

cello

Esto se puede practicar en todos los tonos, o en todos las sucesiones de acordes de un tema. Por supuesto, usaremos pizzicato. Ojo que el pizzicato que hacen los cellistas clásicos es una porquería, copien a los contrabajistas: apoyen el pulgar de la mano derecha en el final de la tastiera, y usen índice y medio (en ocasiones también el anular) pero casi paralelos a las cuerdas, con fuerza en la pulsación. En otra entrada me extenderé más en este tema.

Luego, según las reglas básicas, hay que llegar por tono o semitono abajo o arriba de la fundamental del siguiente acorde, así que podemos usar estos patrones:

cello
Son 4 opciones, dos desde abajo por semitono o tono, dos desde arriba por semitono (casi siempre queda mejor que por tono desde arriba) o tono. En nuestro caso, el acorde que sigue es F. Practicar de todas formas en todos los tonos, o en todos los compases de cambio de un tema. Busquen adaptarlos a diferentes armonías. Ya tienen la idea, busquen que nada es fácil en esto de la música.

Para terminar, un blues en F, con algunos de estos patrones y otros más. Descubran los nuevos y estúdienlos también. La estructura del blues que usé es la básica de 12 compases, con un “turnaround” al final

 

.cello

Construcción de un “walking bass” en el cello

 

cello

En el jazz, el bajo caminante (“walking bass”) es un recurso, emparentado con los bajos continuos barrocos, que permite definir los movimientos armónicos de una canción o “tema” y a la vez mantener un ritmo de sostén, habitualmente junto a la batería. Si la batería falta, el bajo se convierte en el motor básico por sí mismo. A continuación, una clase elemental sobre la construcción de un bajo caminante en el cello, con algunos ejercicios y para terminar un blues completo.

Por esto, al abordar desde el cello la construcción de estas líneas, debemos tener presentes algunas cuestiones fundamentales:

1) En las sucesiones de acordes, se debe definir claramente la fundamental, salvo que sea un acorde que busque la ambigüedad.
2) En cada cambio de acorde, la última nota debe estar un tono o semitono por encima o debajo de la primera del siguiente acorde.
3) Las notas del acorde (1, 3, 5, 7) deben ir en partes fuertes del compás (la 1ª y la 3ª en un 4/4).

Aunque el bajo es siempre improvisado, hay una serie de patrones melódicos y rítimicos a los que acude el bajista normalmente.
Es interesante escuchar muchas grabaciones de jazz e ir comparando los distintos estilos de acompañamiento.

El patrón más básico que se puede utilizar es el que comienza con la nota fundamental, en este caso C, pasa diatónicamente por el segundo grado, luego tercero, y luego nuevamente la fundamental.

cello

Esto se puede practicar en todos los tonos, o en todos las sucesiones de acordes de un tema. Por supuesto, usaremos pizzicato. Ojo que el pizzicato que hacen los cellistas clásicos es una porquería, copien a los contrabajistas: apoyen el pulgar de la mano derecha en el final de la tastiera, y usen índice y medio (en ocasiones también el anular) pero casi paralelos a las cuerdas, con fuerza en la pulsación. En otra entrada me extenderé más en este tema.

Luego, según las reglas básicas, hay que llegar por tono o semitono abajo o arriba de la fundamental del siguiente acorde, así que podemos usar estos patrones:

cello
Son 4 opciones, dos desde abajo por semitono o tono, dos desde arriba por semitono (casi siempre queda mejor que por tono desde arriba) o tono. En nuestro caso, el acorde que sigue es F. Practicar de todas formas en todos los tonos, o en todos los compases de cambio de un tema. Busquen adaptarlos a diferentes armonías. Ya tienen la idea, busquen que nada es fácil en esto de la música.

Para terminar, un blues en F, con algunos de estos patrones y otros más. Descubran los nuevos y estúdienlos también. La estructura del blues que usé es la básica de 12 compases, con un “turnaround” al final

 

.cello